Cocinas que enamoran en Cantabria

En Soinco no dudamos de la capacidad de una cocina para despertar emociones. Creemos con firmeza que un espacio y una atmósfera configurado de cierta manera en tu cocina puede hacer que te fascines al entrar en ella, que nos motive a crear nuevas recetas, a invitar a familiares y amigos a nuestras reuniones en torno a la gastronomía. En definitiva, nuestra cocina nos influye y nos emociona.

Muchos son los elementos que formarán parte de esa amalgama de sensaciones: la configuración de los elementos, la elección de los diferentes electrodomésticos, la forma de almacenaje, el diseño y las prestaciones de todo el equipamiento, la combinación de colores y materiales… Son infinitos los motivos por los que tu cocina te va a hacer sentir.

Nuestras cocinas están comprometidas con quien las habita

En Soinco valoramos intensamente esta capacidad del diseño de interiores y llevamos a cabo un diseño emocional, que parta del propio cliente y escuche sus deseos y necesidades. Hacemos cocinas de ti y para ti, nosotros solamente te escuchamos y le damos forma a lo que tú ves muy claro en tu mente.

Hacemos cocinas muy capaces de generar satisfacción a sus propietarios, y que respondan a su necesidad de encontrarse en un espacio que pisarán y ocuparán a diario, y que así contribuya cada día a mejorar su bienestar.

Como cada persona es un mundo y cada familia es aún más heterogénea por las diferencias entre sus miembros, no hay una cocina igual que otra en Soinco. A todos no nos mueven las mismas emociones, ni nos emocionan las mismas cosas. Por eso las posibilidades son infinitas.

La luz nos habla de emociones

La iluminación es un aporte clave para que tu cocina te transmita buenas emociones y disfrutes plenamente de tu estancia en ella. Tanto para desayunar en ella, cocinar tus platos, hacer veladas en pareja o incluso reuniones improvisadas, tu cocina debe estar preparada para ofrecerte lo mejor en cada una de estas ocasiones.

Tu cocina es el espacio probablemente en el que vas a hacer más “vida”, en el que llevarás a cabo muchas tareas y por tanto necesitarás encontrarte agusto en ella. Aunque muchas personas consideran la iluminación como algo anecdótico a la hora de su diseño de interiores, lo cierto es que es una parte fundamental igual de importante que la elección de los muebles, o el color de las paredes.

¿Quieres que tu cocina sea agradable? Tendrás que optar por las fuentes de luz cálidas y tenues, eligiendo las luces fuertes únicamente para centrarse en elementos o puntos concretos, donde sea necesario fijar de forma más potente la atención.

Para cocinar no pueden faltar luces más puntuales o dirigidas, que te permitan trabajar con total eficacia y comodidad, sin perder calidad de visión y también teniendo en cuenta el gasto de energía para no gastar más de lo estrictamente necesario en tu factura de la luz.

En Soinco, nuestros profesionales en diseño de interiores saben a la perfección que iluminar una cocina no es un trabajo secundario, y es una parte que nunca se debe obviar a la hora de crear un ambiente.